“La magia de viajar, escribir, leer, crear, disfrutar”.

Plan detox

Seguro alguna vez escuchaste la palabra detox o los jugos detox, ¿no? Si no sabés bien de qué se trata, o si te interesa el tema por curiosidad, o para implementarlo, te invito a que leas, que te voy a contar (el comienzo) de mi experiencia 🙂 .

Tomar un solo jugo no te va a desintoxicar, pero ¿si tomás 15 litros de jugo en una semana? Hoy hice la cuenta y esa es la cantidad de jugo que terminaría tomando! Lo que estoy haciendo es un plan de 8 días de detox, de los cuales 5 días son de ayuno puramente de jugos, y el resto (un día antes y dos días después) llevás una alimentación ligera, de jugos, más frutas y verduras.

Cuesta imaginar estar 5 días sin comer, pero hay mucha gente que lo hace por 21 días, o hasta, como él, por años! Sí, al parecer, no necesitamos comer ni tomar para sobrevivir, lo que sí seguro necesitamos es respirar.

Desde el año pasado que vengo con una transición de cambio en mi alimentación, hace un año dejé de comer carne y dejé totalmente de ir al supermercado, por lo que también dejé de consumir industrial y procesado.

Este año el estar en casa me inspiró, y me animo a decir que a todos, a también mirar para adentro mío. A conocerme, conectar más conmigo misma, y desconectar un poco de las cosas que no me gustaban tanto, de prestarme más atención, dedicarme momentos (o rituales) para mí.

Todos estos cambios me llevaron a interesarme por otras cosas, acercarme a otras personas, y así fue como llegué a Paloma, y a su propuesta del deep detox.

Detox

El detox, como el nombre lo indica, se trata de desintoxicar, de limpiar, de eliminar toxinas, que el cuerpo no esté tan cargado de la mala alimentación y de la contaminación que absorbemos por la piel. Con el deep detox, y acompañado de otras limpiezas (que menciono más abajo) eliminamos las toxinas localizadas, las más difíciles de sacar.

¿Sabías que el cuerpo gasta el 60% de la energía total, en digerir? Por lo tanto, al hacer ayunos, lográs tener esa energía disponible para otras cosas, como por ejemplo para depurar. Cuando consumimos jugos (o caldos), sin fibra, pasan directamente a la sangre, sin darle trabajo al sistema digestivo, al intestino. Apagamos la máquina digestiva y activamos la depurativa. Ahora tenemos toda esa energía disponible para otras cosas. Tiene sentido, y lo noto mucho cuando como solo fruta y verdura, me siento mucho más activa, no me cuesta tanto despertarme, y no me da sueño a la tarde.

Se dice que el intestino es nuestro segundo cerebro. Sí, así de importante es este órgano, por eso es necesario aprender, conocer, cuidarlo, y ayudarlo para que funcione correctamente.

No planeo mantener todo los días una dieta únicamente de frutas y verduras, porque me gusta comer legumbres, tofu, un rico pan de masa madre, y algunas otras cosas no tan sanas también. El detox lo tomo como una herramienta, que me va a quedar para cuando lo sienta necesario.

Una búsqueda personal

Algo importante para aclarar, es que con esto no se busca un resultado físico, como adelgazar, es plenamente emocional/espiritual.

Es una búsqueda personal, así que puede haber tantos objetivos como personas.
Se puede buscar sanar emociones, ver y poder sanar heridas emocionales tras ciertos deseos (relacionados con la comida), trascender creencias limitantes, amplitud de consciencia, usarlo como una lupa: ver lo que me falta, trascender mi ego, o “simplemente” habitar el vacío, observar(me), ver qué me sucede, qué siento. Cultivar el amor propio a través de ese cuidado. Escuchar, descubrir, amar mi cuerpo.

Estar más en contacto con la tierra, consumiendo únicamente alimentos que provienen de ella, consumir energía solar, a través de los alimentos. Y descansar, aprender a estar en ese estado, de dejar de hacer, y ser. Dejarnos ser.

Es una manera de vaciarse, para dar espacio a cosas nuevas. El vacío es espacio para crear. Nada nuevo se crea desde la zona de confort, ni de algo lleno.

Confiar más en nosotros mismos, en la inteligencia del cuerpo. En la medicina preventiva y autogestiva. Dejar de preguntar tanto afuera, y escuchar lo que nosotros queremos, lo que sentimos que necesitamos, que nos haría bien. Estudiar sobre nuestro cuerpo para saber cómo funciona, apoyarnos en médicos, que ya estudiaron muchos años, para acortar el camino, o que nos guíen, pero no para pedir permiso o delegar poder.

Limpiezas

Además del ayuno de jugos, existen otras limpiezas que son los enemas y las limpiezas hidrocolónicas o hidroterapia de colon. De esta manera te asegurás de que esas toxinas se eliminen. Durante el ayuno es prácticamente obligatorio, ya que ayuda mucho también a aliviar los posibles síntomas depurativos, como por ejemplo dolor de cabeza*. Tampoco hay que abusar de este método para que el cuerpo no se acostumbre y genere dependencia.

*Puede haber crisis depurativas, que son normales y necesarias. Físicas: más transpiración, más saliva, alguna reacción en la piel, dolores lumbares, de articulación y emocionales: felicidad, euforia, ansiedad, angustia, etc. Cuando lo termine ya les contaré mi experiencia en este sentido.

Otras maneras para ayudar al cuerpo a eliminar toxinas puede ser el cepillado en seco y mascarillas con arcilla.

Respiración (consciente)

El ayuno siento que no es más que una práctica de mindfulness, como para algunos lo será meditar, pintar, o la actividad que sea. Y en este caso es muy importante prestar atención a la respiración.

Solemos tener respiración corta, que no llega a nuestro vientre, entonces nuestras hormonas y sistema nervioso entran en estado de alarma, lo que libera cortisol y se traduce en estrés. En cambio, al respirar profundo y consciente, se activa nuestro sistema que regula ese sistema, estamos más tranquilos, pasamos del cortisol a ese estado sin estrés, relajado. El nivel de estrés altera la emociones, queremos comer y es un círculo.

Estamos más propensos a que se debilite nuestro sistema inmune y digestivo. Si estamos tranquilos no necesitamos comer tanto, por ansiedad.

La propuesta es hacer 5 respiraciones antes de comer. Y por supuesto, se si siente/necesita acompañar con alguna meditación en algún momento del día.

Ayuno intermitente

Si el detox te parece mucho, otra herramienta útil y sencilla, es el ayuno intermitente o fasting. Se trata de aumentar el tiempo en el que no comemos (que suelen ser 10 hs), a aproximadamente 14 horas, pueden ser 12 o 16, o más también. Por ejemplo cenar a las 9 pm y desayunar a las 11 am. Eso sí lo practico todos los días, muy naturalmente hace años. El cuerpo así me lo pide. Siento que puede ser como el “lunes sin carne”, es muy simple empezar con eso, y en cuanto te queda chico podés sumar una vez por mes un ayuno de jugos de 2 días (un fin de semana, que es cuando más tranquilos podemos/solemos estar).


Ser coherente es una trampa

No te sientas culpable o incoherente por hacer esto, y luego volver a comer otras cosas, porque la coherencia para mí no existe, es un pensamiento limitante, y justamente de esos pensamientos limitantes son de los que quiero alejarme. Este post explica muy bien lo que siento respecto a este tema, y si alguna vez te sentiste incoherente, o le criticaste a alguien serlo, te recomiendo que lo leas.

“Bueno, igual no sería coherente si no lo hago al 100%, así que mejor no hago nada”. Además (y esto es importantísimo aceptarlo) tenía miedo de que alguien me “descubriera” en mi incoherencia y señalara eso que yo ya había identificado y que no me sentía capaz de resolver.

Mariana Matija

Recomendaciones

  • Me parece importante la primera vez hacerlo acompañada de una guía, y en mi caso también de un grupo, para ir compartiendo situaciones, o consultando cualquier duda. Ahí te van a indicar bien el plan por día, las recetas, lista de compras, etc. Lo que sí necesitás de antemano es juguera o licuadora y una bolsa de tela.
  • Recomiendo mucho que tengas un cuaderno en el que puedas escribir día a día cómo te sentís, que puedas registrar, anotar y te quede de recuerdo de esta experiencia tan valiosa.
  • Si te quedaste con ganas de saber más, te invito a que escuches este podcast, donde Paloma explica muy claro todo esto y más.
  • Florencia Raele, es médica y se especializa en salud intestinal. Tiene 2 libros, y en su instagram también comparte mucha información útil para entender un poco más sobre este órgano tan fundamental, y cómo cuidarlo.

Otro tema, que no investigué lo suficiente aún para inlcuir en esta publicación y además ya sería muy largo para abordarlo, es la dieta amucosa. Se trata de un método curativo, a través de alimentos que no generan mucosidad en los intestinos. Ya que si lo llenamos de moco no puede respirar bien. Los ayunos nos ayudarían a eliminar ese “moco”. Así que te invito que investigues más por tu cuenta si te interesa.


Cualquier duda que tengas sobre el detox, la podés dejar acá en comentarios, o preguntarme por privado por Instagram.

4 Comentarios

  1. Johana
    septiembre 11, 2020 / 4:23 pm

    Gracias Serena, ha sido un gusto compartir el acompañamiento del Deep Detox contigo, Paloma y los demás. Aunque se me hizo sencillo seguir todo el plan y querer continuar más días, este ayuno de jugos durante 5 días me hizo darme cuenta de cosas personales que requerían un cambio en mi vida y hacerlo. Estoy muy contenta y gracias por tu post que resume de manera perfecta el proceso en general.

    • admin
      Autor
      septiembre 14, 2020 / 12:19 am

      Hola Johana, gracias por compartir por acá tu experiencia, que justo fue muy similar a la mía! Gracias por el comentario, ya haremos otro detox 🙂

  2. Alba
    octubre 27, 2020 / 1:53 pm

    Soy Monitor en mindfulness, tengo una pagina en IG, me gustaría compartir este articulo. Coincido con vos en que muchas cosas hay que cambiar y debemos empezar por nosotros y lo bueno que sucede debemos compartirlo. Saludos desde Argentina

    • admin
      Autor
      octubre 28, 2020 / 3:27 pm

      Hola! Muchas gracias, sentite libre para compartirlo 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOS VEMOS EN INSTAGRAM
AHORA ESTOY

Buenos Aires, AR (En casa)