«La magia de viajar, escribir, leer, crear, disfrutar».

Rituales de belleza ancestrales: cepillado en seco

CEPILLADO EN SECO o DRY BRUSHING

El cepillado en seco es un ritual de belleza ancestral y tiene muchos beneficios: estimula la circulación sanguínea, el drenaje linfático, y la renovación de nuevas células sanas.

¿Qué es un ritual de belleza ancestral?

Todo lo que se refiere al auto-cuidado y auto-amor me gusta llamarlo ritual, y no rutina. De esta manera le otorgo un significado, un sentido, un propósito. Pasa a ser algo sagrado y prioritario. Así es más fácil que la práctica se convierta en un hábito, que no la postergues y le des la prioridad que merece. Es un momento y un espacio de atención, conexión y consciencia. Y de mucho placer :-).

En cuanto a lo ancestral, me refiero a que son técnicas que se utilizaban hace miles de años, especialmente en Oriente con la Medicina Tradicional China. Quizás no con las mismas herramientas, pero sí el concepto. Elementos naturales (plantas, piedras, etc.) simples, que no son costosos ni tecnológicos.

Y la belleza se refiere a un equilibrio entre mente, cuerpo y alma. No es tanto la apariencia o lo estético, sino con la salud interna, que inevitablemente será reflejada en el exterior.

Ahora sí, hablemos puntualmente del cepillado en seco.

Beneficios del cepillado en seco

  • Estimula el flujo linfático: El sistema linfático es el encargado de remover y retirar las toxinas y residuos que no necesitamos tener más en el cuerpo. Es muy importante para nuestra salud que nuestro sistema linfático esté funcionando óptimamente. Cuanto más lo estimulemos mayor va a ser la capacidad de nuestro cuerpo de eliminar todas las toxinas (alimento, medioambiente, estrés, etc.). Algo importante a destacar es que el sistema linfático no tiene una bomba (a diferencia del sistema sanguíneo, que es el corazón), sino que depende exclusivamente del movimiento. Y el movimiento lo tenemos que generar nosotros, entonces el cepillado en seco es una buena estrategia para estimularlo. Esto va a ayudar a fortalecer el sistema inmunológico, minimizar la inflamación y aumentar los niveles de energía. Algunos síntomas de que no está funcionando bien: migrañas, fatiga, hinchazón, y muchos síntomas más.
  • Estimula la circulación: Al estimularlo estamos llevando más oxígeno a la sangre, y más nutrientes a la superficie de la piel. Como resultado la piel se va a ver más rejuvenecida y saludable.
  • Exfolia: Durante la noche nuestras células se regeneran y por la mañana es recomendable remover las células muertas para dar lugar a las nuevas. Esto hace que mejore la textura y el tono de la piel y también la prepara para absorber mejor la humedad (la crema humectante que nos pongamos después).
  • Mejora la apariencia de la piel: Suaviza los depósitos de grasa debajo de la superficie de la piel para reducir la apariencia de la celulitis.

¿Cómo empiezo?

Es muy simple y no te va a llevar más de 10 minutos. Acá te menciono todos los puntos que tenés que saber:

El cepillo

Lo único que vas a necesitar es un cepillo. Tiene que ser uno con cerdas naturales y firmes pero suaves. No tiene que ser caro, de hecho, son bastante económicos. Te recomiendo si podés ir a alguna tienda/almacén que venda este tipo de cosas así podés tocarlos y elegir mejor.

Momento del día

Es ideal hacerlo a la mañana para acompañar al ritmo natural del cuerpo, que durante la noche estuvo trabajando en el proceso de eliminación, y también para aprovechar que es energizante. De todas maneras, si tenés más tiempo a la noche está bien también, hacelo cuando puedas. Quizás más suave para que sea más relajante que energizante.

¿Antes o después de la ducha? Elegís vos:

Antes de la ducha: si se busca exfoliar (para después eliminar las células muertas de la piel que haya exfoliado) o estimular la circulación.
Después de la ducha: si se busca apoyar al drenaje linfático.

Se puede hacer todos los días, aunque siempre es mejor ir de a poco: menos es más. Probalo una vez y fijate cómo reacciona tu piel, luego con 3 veces por semana está perfecto.

Cepillado

Se hace con la piel seca, sin aceite ni agua.

Presión suave: Se cepilla con una presión suave a media. Pensalo como un ligero barrido en lugar de frotar. La piel puede ponerse rosa, y está bien: ese enrojecimiento significa que se activó la circulación. A los 15 min se debe ir. Si perdura por más tiempo quiere decir que ejerciste demasiada fuerza, la próxima hacelo un poquito más suave.

Debe ser algo placentero y no doloroso o áspero. Evitar hacer el cepillado en zonas de: piel muy sensible, con acné activo, eccemas, lastimaduras, quemaduras, várices, arañitas.

Movimiento: Para drenaje linfático empezá activando los ganglios de la axila, haciendo 5 movimientos cirtulares y 5 para el otro. Luego continuá desde el pecho hacia la axila, luego debajo del busto hacia la axila, luego desde la cadera hacia arriba (hacia la axila). Seguí por los brazos hasta las manos, de los dos lados, y también muñecas. Ahora iremos hacia abajo de la cadera. Empezá activando los ganglios de la ingle, de la misma manera que al principio, continuá por la pierna, desde la parte más cerca a la ingle hasta los pies.

Acá te dejo un video donde muestro los movimientos

En caso de querer activar la circulacion podés empezar haciendo movimientos siempre circulares desde los pies hacia arriba y dirigiendo las pasadas hacia el corazón.

Respetá las direcciones indicadas en la figura de abajo y tené presente que siempre es hacia el corazón o hacia las zonas donde hay más ganglios linfáticos: ingle y axilas.

Alrededor de 5 pasadas por cada parte del cuerpo. Tener en cuenta que solo cepillaremos el cuerpo hasta el cuello, el rostro también se puede cepillar pero NO con el mismo cepillo, debe ser otro con cerdas mucho más suaves.

dirección de movimientos

Mantené el cepillo limpio: Lo podés lavar 1 vez cada 2 semanas con agua y jabón. Solo las cerdas, sin mojar la madera, y luego lo dejás secar sobre una toalla con las cerdas hacia abajo.

Luego de cepillarte tomá mucha agua para continuar asistiendo al sistema linfático e hidratate con alguna crema natural o directamente con algún aceite vegetal.

Y por último, es importante recordar que el cepillado en seco acompaña a otras prácticas saludables que hagamos: hacer ejercicio, comer frutas y verduras, dormir bien. Si necesitás recetas o ideas para comer más plantas, en mi IG hay mucha inspiración (en historias destacadas y reels).


Creo que algo que no lleva más de 10 minutos y trae tantos beneficios vale la pena probarlo, ¿qué decís?

¿Te quedó alguna duda? ¿Te animás a probar este ritual?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOS VEMOS EN INSTAGRAM
AHORA ESTOY

Buenos Aires, AR (En casa)