“La magia de viajar, escribir, leer, crear, disfrutar”.

Cosmética natural certificada en Argentina

Seguramente alguna vez escuchaste (o te preguntaste) si tal marca de cosmética natural estaba certificada. ¿Es fundamental? ¿Hay alguna marca certificada en Argentina? ¿Servirá como marketing? ¿Es tan caro como se cree? En este post hablo de las certificaciones posibles en cosmética.

Cosmética certificada

Registros obligatorios: ANMAT

La primera de las reglas para certificar la cosmética es cumplir con las reglamentaciones municipales y nacionales obligatorias, que en este caso es ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología).

Se piden ciertos requerimientos en cuanto a la elaboración de los productos, como que haya un lote, ciertas materias primas y una fórmula a declarar y que debés sostener. Seguir estas normas es importante por todos los cuidados que piden en este proceso, y porque hay alguien detrás que está controlando que eso suceda.

Puede parecer algo burocrático pero está bueno declarar las materias primas que se usan, y si hay algún cambio que también lo comuniquen. En ese punto estoy a favor de ANMAT.

Magdalena Avalos. Maria Magdalena

Certificaciones posibles: orgánica y natural

Por otro lado, más allá de estar registrados en ANMAT, la cosmética se puede certificar como orgánica o natural.

La OIA (Organización Internacional Agropecuarias) es la única certificadora de Argentina que certifica cosmética. Tiene 2 ramas: orgánica y natural.

Cuando se hacen certificaciones de este tipo, hay entidades representando en nuestro país a USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos), que es el órgano que, por medio del Programa Orgánico Nacional (NOP) busca preservar el medio ambiente, así como todos los recursos naturales de la nación. Estos estándares aseguran a los consumidores que los productos que lleven el sello de USDA cumplen firmemente con las reglamentaciones en materia de calidad orgánica.

La OIA es una subsidiaria de USDA en nuestro país y tiene la potestad de certificar nuestros productos.
Para eso utiliza el “Programa de Certificación Cosmética Natural y Cosmética Orgánica” a fin de garantizar que el origen de los ingredientes utilizados en los productos sea realmente naturales y/u orgánicos.

Si bien antes no los teníamos nosotras, empecé a descubrir la importancia de tener los registros de ANMAT, y después las certificaciones naturales u orgánicas, que no son fundamentales, pero hace la diferencia.

Magdalena Avalos. Maria Magdalena

¿Orgánica o natural?

La cosmética natural y la orgánica tienen similitudes, pero no son lo mismo.

En cuanto a la cosmética orgánica, mínimo el 95% de los ingredientes deben estar certificados como orgánicos, es decir, que provengan de cultivos libres de pesticidas y fertilizantes (con certificado); el 5% restante está formado por agua, y por ingredientes de origen natural, que en su proceso de obtención no hayan tenido nada proveniente de agroquímicos, de siliconas, o de derivados de petróleo.

El término natural se refiere a un producto o sustancia derivada de minerales, plantas o animales, que no contienen procesos sintéticos.

La principal diferencia que encuentro es en el agua. Cuando es natural tienen que estar compuestos por un mínimo de un 95% de ingredientes naturales, incluyendo el agua. Cuando es orgánico, el 95% tienen que ser orgánicos, pero sin incluir el agua, y el agua no se considera orgánica. Por ejemplo, entonces se complica la formulación de una crema, ya que tiene agua. Es por esto que dentro de las empresas que están certificadas como orgánicas, tienen productos que no son orgánicos.

Tanto la cosmética natural como la orgánica son cruelty-free. “Los productos orgánicos y naturales no pueden ser testeados en animales, ya que desde la OIA estamos en contra de que sean utilizados para verificar la toxicidad de los cosméticos”, explica Daniela Zanotti, directora de gestión de la entidad encargada de otorgar la verificación orgánica o natural a las marcas.

Certificación natural

OIA te pide cumplir con estas reglamentaciones para certificarte como cosmética natural:

  1. Que los productos sean procesados de acuerdo a métodos permitidos para conservar las cualidades de la materia prima, porque hay procesos que pueden hacer que se pierda esa integridad o nobleza, ellos cuidan que el proceso sea noble.
  2. Que mantengas la identificación de los componentes durante toda la cadena de producción.
  3. Los productos tienen que estar compuestos por un mínimo de un 95% de ingredientes naturales o de origen natural, incluyendo el agua.
  4. Deben tener un máximo de 5% de ingredientes sintéticos permitidos para conservantes y ayudas de proceso. Conservantes 100% naturales no existen, pero hay uno que está permitido por la norma que es idéntico al natural.
  5. Ninguna materia prima puede prevenir de semillas genéticamente modificadas (trigo, soja).

Para poder cumplir con todo esto es necesario terciarizar la producción en un laboratorio.

¿Es solo marketing?

Eso dependerá de cómo lo use cada marca. Es cierto que puede haber consumidores que lo valoren, y que las marcas de cosmética natural suelen ser artesanales y – muy – pocas terciarizan su producción en laboratorios, entonces puede haber un diferencial ahí. Pero más allá del marketing y la seguridad de estar certificadas, Magdalena dice que les trae mucho orden interno y confianza. Al no ser bioquímicas, las orienta y guía en cuanto a calidad de los productos, así se aseguran que realmente todo lo que compren a proveedores, y que lo que finalmente contenga su producto, sea natural.

Pensé que la certificación nos iba a diferenciar más en cuanto a marketing, pero no siento que nos diferencie tanto, es más el orden interno y la confianza que nos trae en cuanto a la calidad de los productos. Por ejemplo, llevamos un aceite de almendras que pensamos que es puro y nos dicen que tiene un conservante que el proveedor no había declarado.

Magdalena Avalos. Maria Magdalena

También cuenta que no es solo pagar por el sello (como se suele creer), sino que las normas de OIA son exigentes.

Por último, en cuanto al valor, no aclara el monto, pero dice que no es una suma tan significativa, ni el registro en ANMAT, ni la certificación en OIA, que por ejemplo ellas invierten más dinero en otras cosas.


Maria Magdalena es la única marca argentina de cosmética natural certificada.

Al Bosque es una marca de cosmética orgánica certificada.
Anamê Vio es una marca de cosmética orgánica certificada que en Argentina trabaja mucho más con dermatólogos, cosmeatras o personas que han sido recomendadas.

Un paso más allá: Empresa B

Las empresas B son negocios que han alcanzado altos estándares: desempeño social y medioambiental, transparencia pública, responsabilidad legal para balancear propósito y ganancias.

Para ser Empresa B te piden muchos procedimientos, procesos. Tener todo en blanco, todo perfecto, impecable. “Tiene sentido, hace a la transparencia del proyecto”.

Por ahora no hay ninguna en Argentina, Maria Magdalena quiere certificarse, pero dice que todavía falta.


Opinión

Si se decide registrar en ANMAT, y certificar en OIA, dependerá de cada marca, y de sus objetivos (si quiere exportar por ejemplo), pero para empezar, se debería terciarizar la producción en un laboratorio autorizado. Que más allá de que sean todos ingredientes naturales, hay algunos consumidores que valoran que la producción sea artesanal, y no se vuelva industrial.

A mí al menos me parece lindo saber que hay una persona que lo está haciendo en su casa, en su taller o en su mini laboratorio creado, o incluso poder hacérmelo yo misma; que el producto es artesanal y único, que ninguno será igual que el anterior, y que no es todo mecánicamente controlado por un laboratorio, miles de protocolos, reglamentos, normas, y organizaciones.

También lo creo un poco parecido a lo que sucede con la fruta y verdura orgánica vs. agroecológica. Ninguno de los 2 utilizan fertilizantes, pesticidas, insecticidas ni ningún químico tóxico para nuestra salud, pero también puede significar algo más. Lo orgánico tiene aval y sello de un organismo, que certifica lo mencionado arriba, pero solo eso, no mira las condiciones de los trabajadores. La agroecología carece de sello, pero incorpora aspectos que en la producción certificada no son requisito, como la no explotación, un uso responsable con el ambiente, el comercio justo y el precio digno. Entonces, ¿le damos más valor al sello que a todo el resto?

Quizás podríamos llamar a la cosmética natural que no está certificada, como cosmética agroecológica…ya que nadie ve tan mal (y hasta se apoya más) el consumo de verdura agroecológica.


Por suerte, como siempre, hay – cada vez más – opciones para todos los consumidores y gustos. ¿Para vos es importante/fundamental/determinante la certificación a la hora de elegir la marca a la que vas a comprar?


Fuentes:

Página oficial OIA

TIF UADE: Inserción de la Cosmética Orgánica en Argentina

Entrevista Maria Magdalena en Congreso de fitocosmética y emprendedurismo

Nota experiencia Al Bosque

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOS VEMOS EN INSTAGRAM
AHORA ESTOY

Buenos Aires, AR (En casa)