“La magia de viajar, escribir, leer, crear, disfrutar”.

Cómo dejé de comer carne

Cómo dejé de comer carne – y una guía para que vos también puedas –

Aclaración: NO hago activismo en esta publicación, no hay datos fuertes o sensibles, ni fotos de animales sufriendo. Seguramente después haga una segunda parte más enfocada al veganismo.

Comparto desde mi experiencia, y las cosas que a mí me sirvieron, porque creo que les pueden ser útiles ya sea si están interesadas en dejar de comer carne, o también si ya son vegetarianas o veganas hace mucho, siempre se puede aprender algo nuevo :-).

Mi experiencia

Escribo mi experiencia siendo vegetariana, sin ánimos de convencer, sino más bien de ayudar, acompañar o de compartir la información que yo no tuve. Creo que lo peor que nos puede pasar es decidir desde la ignorancia (porque ni en el colegio, ni en la universidad, y capaz ni en casa, nos enseñaron esto).
Quiero que sepan que más allá de que muchos consideren que no es una cuestión de “dieta” sino más de valores, sea como sea, creo que es una gran opción de alimentación (o de estilo de vida), tanto como para nuestra salud, para los animales, y para el planeta – de hecho, es la forma más eficiente para reducir nuestra huella ambiental-.

Yo realmente había muchas cosas que no sabía, si bien obviamente sabía de dónde venía lo que comía, y que los animales sufrían, no me imaginaba lo dañino que era para el medio ambiente (y en definitiva para nosotros), el consumo de carne.
Me enoja que no nos enseñen esto en el jardín, colegio, universidad, o en nuestras casas. Problemáticas ambientales y nutrición deberían ser materias obligatorias. Pero hoy ya no puedo enojarme, tenemos toda la información al alcance de nuestras manos. Somos libres de buscar, de aprender, de investigar, de cambiar, elegir, decidir. Y quiero que los animales también lo sean.

Cómo empecé I

Disparador – ambiental –

Fue entre agosto y septiembre de 2019 que tomé la decisión definitiva, y aunque pensé que fue de un día para el otro, al final creo que no fue tan así.

Pensé que fue de un día para otro porque:
Me surgió “la idea” de reducir el consumo de carne, cuando sucedió lo de Amazonas (se acuerdan?), que incendiaron la selva para plantar soja para la industria ganadera.
Y si bien eso fue un hecho directamente relacionado, muchas (o todas) de las cosas ambientales que suceden, como por ejemplo los -tristísimos- incendios en Australia, están relacionados. Y hasta el virus que actualmente nos tiene a todo el mundo preocupados, tiene una conexión directa con el consumo de animales! (sobre esto último te recomiendo leer este post ¿Cómo se relacionan el coronavirus y la crisis planetaria?)

Pero al final creo que no fue tan así porque:
De chica en mi casa teníamos una alimentación un poco “naturista”, que no es lo mismo que “vegetariana”. Comíamos muchas verduras, cereales integrales, arroz yamaní, fideos “lilen” (que hoy en día viviendo sola los sigo comprando y amo), milanesas de soja (de dietéticas y NO las del super), íbamos a un restaurant naturista que amábamos y ahora ya no está (y creo que hoy lo disfrutaría mil veces más), etc. Jamás tomaba Coca cola, o iba a McDonald’s.

Y qué tiene que ver esto? Que cuando tomé la decisión, ya tenía algunas herramientas o conocimientos y creo que por eso me fue un poquito más fácil.

Bueno, cómo empecé? Nunca comí mucha carne roja, pero sí pollo, cerdo, pescado. Solo comía carne roja los domingos, en el asado familiar.

En septiembre de 2018 me fui a vivir con mi novio. Vivimos un año comiendo pollo con ensalada, con puré, arroz, etc. Nuestra mayor compra era en carnicería: pechugas de pollo, costillitas de cerdo y milanesas. Bastante monótono, pero bueno, recién vivíamos solos, era práctico.
Llegaba el domingo e íbamos o a la casa de sus papás o a la mía, en ambas siempre había asado o algo de carne. Después del almuerzo terminaba muy llena, hinchada, sintiéndome mal, nunca cenaba.

Me di cuenta que la carne roja me estaba cayendo mal, y un día dejé de comer, pero seguí comiendo todo lo otro! Un fin de semana me hicieron pollo solo para mí (porque ya no comía carne roja). Al fin de semana siguiente decidí no comer ningún animal más. Escuché mi cuerpo, me sentía mejor.
Y sí, fue un cambio, fue pensar nuevas comidas, adaptar nuestra lista de compras.

A partir de ahí empecé a investigar, quizás una manera de convencerme que la decisión que había tomado era la correcta (y lo logré, me convencí).

Entorno

Tuve (y tengo) la suerte, de contar con el apoyo de mi novio, que ahora también es vegetariano! Él sigue comiendo carne si hay en algún asado familiar, o con sus amigos, pero en casa nunca, y como ahora no se sale de casa, tampoco se come carne 🙂 .

También tengo el apoyo de mi familia, de mis suegros (que ya son mi familia), que cuando íbamos (pre cuarentena) los fines de semana a sus casas me hacían otras comidas.

Jamás dejé de hacer un plan por esto, tengo amigas vegetarianas y las que no, se adaptan súper bien. En general nuestras cenas eran vegetarianas y la más carnívora era la que se llevaba tupper (y no al revés!).

Nunca te sientas avergonzada por tu decisión, que no hay nada de malo (sino todo lo contrario) con querer ser más amigable con los animales, el planeta y con vos.

Cómo empecé II

Tratando de recordar un poquito más como fue el proceso, y ver qué otras cosas les puedo contar que les sirvan y ayude, recurrí al diario que dejé acá, de cosas que me hacían felices cada semana. La verdad ni me acordaba, y me sorprendió (para bien) que en cada semana siempre había algo relacionado con esto!

Así que algo que les recomiendo mucho es que vayan escribiendo! Lo que decidieron, dejaron de comer, si probaron algo nuevo, cómo se sintieron, lo que sea! Es lindo llevar un diario y con el tiempo no olvidar este cambio tan lindo.

Semana 34, 2019: Me anoté para recibir una guía (gratis) sobre «comer + plantas». Es 1 mes, te llega un mail por semana (4 mails en total). Me acuerdo que me alentó e inspiró mucho. Así que se los recomiendo mucho !

– Conocí la “Feria Vegana” por “casualidad”. (Semana 35, 2019)
– Decidí ser vegetariana! (Semana 36, 2019)
– Ya muchas cosas relacionado con esto me hicieron feliz: un sandw veggie riquísimo, germinar lentejas y ver VIDA en sus brotecitos, descubrir una página de recetas buenísimas. (Semana 37, 2019)

Las 3 cosas que más escucho (y que yo también habré dicho o pensado)

Escuché millones de cosas como: “las plantas también sienten”, “a la vaca igual ya la mataron”, “de dónde voy a sacar la proteína?”, pero basta con que googleen eso y encuentran la respuesta, realmente hay tantas excusas como personas y no es la idea de esta publicación indagar en excusas sino en herramientas para hacer posible el cambio.

Solo quiero hablar de estas 3:

“Somos carnívoros de naturaleza, ser vegetariano sería ir en contra de eso”.

La anatomía comparada nos permite ver que el hombre se parece en todo a los animales frugívoros, y en nada a los carnívoros. La carne muerta solo es susceptible de ser masticada y digerida por el hombre si se la disfraza y se la hace más tierna con preparativos culinarios; así, la vista de carnes crudas y sangrantes nos produce horror y repugnancia.

George Cuvier, naturalista francés, considerado el creador de la anatomía comparada.

CARNÍVORO: Tiene garras, sin poros en la piel, transpira por la lengua para refrescar la piel. No suda. Los dientes frontales son afilados y puntiagudos para desgarrar la carne. No tiene molares lisos. Tiene glándulas salivales pequeñas, suficientes para su tipo de alimentación. Tiene saliva ácida, no
posee ptialina. Su estómago segrega ácido clorhídrico muy concentrado para digerir cartílagos, nervios, músculos, etcétera. No mastica, devora pedazos. Tiene intestino corto, tres veces el largo de su cuerpo, para facilitar la salida de la carne, que se descompone rápido. Evacua entre las dos y cuatro horas después de comer.

HERBÍVORO: No tiene garras, transpira por millones de poros en la piel. Suda mucho. Los dientes frontales no tienen filo ni son puntiagudos. Los molares son chatos para moler el alimento. Las glándulas salivales están bien desarrolladas para digerir frutas y verduras. Tiene saliva alcalina y
abundante ptialina para digerir cereales. El ácido clorhídrico de su estómago es veinte veces menos concentrado que el de los carnívoros. Mastica. Su intestino es largo, doce veces la medida del cuerpo. Los cereales y frutas tardan mucho más en descomponerse. Evacua entre las cuatro y ocho horas después de comer.

SER HUMANO: No tiene garras, transpira por millones de poros en la piel. Suda mucho. Los dientes frontales no tienen filo ni son puntiagudos. Los molares son chatos para moler el alimento. Las glándulas salivales están bien desarrolladas para digerir frutas y verduras. Tiene saliva alcalina y abundante ptialina para digerir cereales. El ácido clorhídrico de su estómago es veinte veces menos concentrado que el de los carnívoros. Mastica. Su intestino es largo, diez veces la medida del cuerpo. Los cereales y frutas tardan mucho más en descomponerse. Evacua entre las cuatro y ocho horas después de comer.

“Como animales porque es rico, me gusta”

Ok, creo que esto es lo más difícil de cambiar, pero piensen que capaz sea un poco egoísta, que los animales están perdiendo su VIDA entera por nuestro placer que dura minutos. Y que quizás necesitemos un poco más que sensaciones de placer para justificar nuestras acciones.

“Voy a engordar”

La realidad es que si dejás de comer carne para comer solo pizza y pasta sí, pero si te alimentás bien creo que es más probable que pase lo contrario. No piensen en harinas = engordar porque ahora es cuando más harinas estoy comiendo en toda mi vida y es cuando mejor me siento.

Tu salud

Y a raíz de lo anterior, no te olvides de tu SALUD!

Conozco muchos casos que son vegetarianos por amor a los animales, entonces con tal de no comer animales, comen cualquier otra cosa, que seguramente no tenga ingredientes de origen o derivados de animales, pero puede tener muchos otros peores para la SALUD.

Primer paso, infórmate con un profesional, que te de un plan balanceado y acorde a TUS necesidades.

3 tips generales

  1. Tené presente comer legumbres todos los días. Siempre en alguna de las comidas (o en todas) tiene que haber legumbres: lentejas, garbanzos, porotos (hay mil tipos), arvejas, habas, etc.
  2. Es importante que consumas una fruta fuente de vitamina C (cítricos, frutilla y kiwi) cuando comés legumbres, para optimizar la absorción del hierro.
  3. Remojá las legumbres 8-12 horas antes de la cocción (también es válido para cereales, frutos secos y semillas). Idealmente, cambiale el agua unas 2-3 veces en el remojo. Cuando terminó, tirá el agua y cocinalas. Y si tenés ganas de aprovechar todos los beneficios al máximo, las podes germinar. Te comparto este post que muestro cómo.

Algunas cosas que me pasaron (y que seguro te pasen)

Al comer más hidratos que antes, (porque antes seguro comías pollo o carne con ensalada):

  • Tengo MÁS ENERGÍA. A mí por ejemplo antes me costaba mucho levantarme y ahora (casi) nada.
  • Tengo MENOS GANAS DE DULCE, antes vivía comiendo chocolate, a la tarde y/o a la noche. Ahora ya no.
  • Si no querés subir de peso, la clave está en las porciones.
  • En lugar de reducirse las opciones de comida, se aumentaron! Probé cosas nuevas riquísimas como tofu, seitán, soja, porotos, garbanzos, etc.

Comidas nuevas

  • Tofu: Nunca lo había probado, o creía que no me gustaba. Ahora me encanta! (Ojo: cuando coman soja que sea siempre orgánica).
    Este Tofu napolitano es mi plato favorito por el momento o sino también “tofu fingers”.
  • Seitan: Nunca lo había escuchado ni siquiera creo. Lo vi mucho en Ferias veganas, como bifecitos, o milanesa. Es una preparación casera entonces a veces fue rico y otras no tanto. Prueben! Si están en Capital el de Veganius me dijeron que es muy rico.
  • Soja texturizada: como reemplazo de carne picada, la usé para lasaña, empanadas, calabaza rellena.
  • Las legumbres no son solo para ensaladas o medallones, también se usan en pastelería! Browines de porotos negros o lentejas, merengue con el agua de cocción de los garbanzos (aquafaba) !
  • Les comparto algunas recetas que me gustaron (y repetimos muchas veces). Algunas veganas y otras solo vegetarianas.

Como verán es todo un mundo nuevo, en el que creemos que ya conocemos todo, es divertido entrar y probar cosas nuevas.

Es mejor muchos imperfectos que pocos perfectos

No dejen de hacerlo por no poder (o creer no poder) hacerlo al 100%. Siempre es mejor ALGO antes que NADA. Reducir el consumo también es un aporte, y por algo se empieza.

Si te parece mucho para hacer de golpe podés empezar con los “Lunes sin carne”. “Meatless Monday” es una campaña internacional que alienta a las personas a no comer carne los lunes para mejorar su salud y la salud del planeta. Fijate cómo te sentís, y si dejas de comer carne no te olvides de comer legumbres.

No quise hacer mucho activismo en esta publicación, por eso no hay fotos de animales sufriendo, ni datos fuertes o sensibles. Pero si necesitas más datos concretos, conocer cómo es la vida de los animales en criaderos, y por qué es importante (y urgente) cambiar tu alimentación, te dejo abajo algunas recomendaciones.

Recomendaciones finales

Si te interesa empezar pero no te animás, recién estas empezando, o incluso si ya sos vegetariano hace mucho, te recomiendo algunas cosas para que veas, leas, o escuches:

Mirar

  • Documental “Cowspiracy”, Netflix: Descubra cómo la producción industrial de animales de granja corroe los recursos naturales del planeta y por qué importantes ambientalistas ignoraron tanto la crisis. Muestra a la ganadería como responsable del 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero, más que todos los medios de transporte -aéreos y terrestres- combinados. También sostiene que la producción de cultivos de piensos para el ganado consume el 56% de agua, y que se necesitan 5,000 litros de agua para producir 1 kg de carne.
  • El episodio “El futuro de la carne” de “En pocas palabras”, Netflix.
  • Documental “Cambio Radical”, Netflix: Siguiendo los testimonios de grandes atletas y científicos, un luchador de la UFC se lanza a la búsqueda de una dieta óptima para el rendimiento y la salud del hombre. Mucha gente se hizo vegana después de verlo.

Leer

  • Libro “El día que sueñes con flores salvajes”, Paola Calasanz. Primer libro de una trilogía de historias de amor relacionadas cada uno con una temática del planeta y animales. Y aunque no es sobre veganismo en sí (ni siquiera lo nombra en el argumento), es una linda historia en torno a animales de campo. El segundo es de animales acuáticos y habla del plástico. Y el tercero es de los gorilas y la vida en la selva.
  • Libro que sí es periodístico sobre alimentación: Mal comidos de Soledad Barruti. Habla de toda la industria alimentaria: vacas, chanchos, huevos, soja, fruta y verdura, etc. Sobre todos los procesos, cada vez más industrializados, y cómo eso nos termina afectando a nosotros, los químicos, fertilizantes, hormonas, antibióticos, todo lo que se usa en animales y plantas, en pos de producir más, al menor precio.
  • Libros que tengo pendientes:
    – Comer animales de Jonathan Safran Foer
    – Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas: una introducción al carnismo de Melanie Joy.

Escuchar

Y otras random

  • Blog recomendadísimo de info: Animaldeisla.com
  • App Happy cow: gratis en Android y paga en iOS, pero la pueden ver desde la web. Es para ver restaurantes vegetarianos y/o veganos, ubicados en el mapa! Con reseñas y demás. No solo de Buenos Aires sino de todos lados
  • Restaurante Estilo veggie, todo todo es rico, pero las alitas de tofu son lo más! (cuarentena: están haciendo delivery).
  • Delivery Pizza vegana. Muy buena, muchas opciones de sabores y todos muy ricos.
  • Tea connection por Glovo tiene una promo de hamburguesa vegana de hongos y porotos, con pan de polenta + bebida agua de fruta. Muy bueno! (y muy barato).
  • Leche de almendras Amande, la más rica que probé, y sana porque tiene pocos ingredientes y no tiene azúcar.
  • Hamburguesas “Karne Vil” de felices las vacas. Para comer en un asado, o cuando estas antojada de algo (cada tanto – porque no es light, tiene mucha grasa-).
  • Feria Vegana: muy lindo para comer ahí o llevarte cosas para freezar, y para conocer emprendimientos. (Será post cuarentena).
  • Algunos IG de recetas que me gustan: Guakame, Cocina Vegano y el mío 🙂

Actualmente sigo leyendo e investigando. Además de carne, dejé de comer huevo, y de tomar leche. Estoy teniendo una dieta bastante “planted based”, estoy muy interesada en las propiedades y beneficios de las plantas, tanto internos (alimentación) como externos (piel, comsética).

Antes de despedirme, quiero decirles que no caigan en la trampa de “todo o nada” ! (les recomiendo mucho que lean este post: La trampa del todo o nada), y que sus esfuerzos o cambios (por más pequeños que sean -o parezcan-), son imprescindibles.

Esto es todo por ahora, espero que te sirva, inspire o motive.

Que disfrutes este cambio y acá estoy para acompañarte!

2 Comentarios

  1. abril 28, 2020 / 3:30 pm

    Excelente texto. Me siento muy identificada. Soy vegetariana hace muchos años y ahora estoy tratando de alimentarme mejor, desde un tiempo a esta parte. Muy bueno todo lo que recomendas, me encantó!. Estoy haciendo un taller de Alimentación consciente, cambiando los hábitos de compras, leyendo ingredientes de paquetes (que asustan!) y más. Mi novio también me acompaña, allí también me sentí identificada. Creo que es un movimiento que se está gestando de a poco pero que cada vez tiene más gente aliada que se está preocupando realmente por el planeta, nuestra salud y el sufrimiento animal. Un beso.

    • admin
      Autor
      abril 28, 2020 / 7:07 pm

      Hola Ce, qué lindo lo que me decís, me alegro que seas vegetariana, pero que también ahora tengas más presente tu salud. Pinta bien el taller!
      Qué bueno que estes acompañada, eso siempre ayuda un poquito 🙂 Y tal cual, creo que es importante lograr un equilibro (o al menos intentar acercarnos lo más posible) entre las 3 cosas. Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NOS VEMOS EN INSTAGRAM
AHORA ESTOY

Buenos Aires, AR (En casa)